Importar alimentos destruye la producción y el empleo nacional, advierten desde la Mesa Agroalimentaria