Soberanía Alimentaria

Para lograr una independencia y una soberanía como país es fundamental avanzar hacia la
soberanía alimentaria: tiene que estar en nuestras manos la decisión de qué producir, cómo hacerlo, qué necesitamos comer y cómo organizamos el sistema alimentario de la Argentina.

Inicio/Qué Proponemos/Soberanía Alimentaria

Hablar de soberanía alimentaria es repasar demandas que hace mucho tiempo venimos construyendo desde abajo y desde muchos rincones del mundo movimientos campesinos e indígenas, sindicatos y federaciones de productores de la agricultura y ganadería familiar, activistas ambientales, ecofeministas e intelectuales críticos.

Soberanía alimentaria es empresas públicas y cooperativas de producción de alimentos, es colonias agroecológicas para el abastecimiento urbano, es alimento sano, seguro y soberano para todo el pueblo, es reforma agraria integral y acceso a la tierra para las familias productoras, es comercio justo y directo entre productores y consumidores, es semillas libres de patentamiento, es protección de la biodiversidad, es igualdad de género en la cadena productiva.

Desde nuestro lugar, como trabajadoras y trabajadores de la tierra, con acciones concretas impulsamos ese cambio de raíz que soñamos para el sistema agroalimentario argentino. A través de los famosos verdurazos, levantamos la bandera de la soberanía alimentaria desde un lugar, con un lenguaje y con una forma que le pudo llegar a muchísimas personas.

Hoy, más que nunca, a través de los almacenes de UTT, los verdurazos, los feriazos y las distintas estrategias que tiene la organización para relacionarse con los habitantes de las ciudades y para construir vínculos, realmente hay una relación de fuerza a favor de la soberanía alimentaria de una manera que no había existido nunca antes.

La gente que va a los almacenes de UTT y compra una lechuga de la organización, está formando parte de un proyecto de cambio social, de un proyecto que plantea otros sistemas de producción de alimentos y otra relación con la naturaleza.