El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y el Proyecto de Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos (Ley Ómnibus) presentados por el actual gobierno son un golpe a la Soberanía Alimentaria y al ambiente. 

Impactos en el acceso al alimento

Argentina es uno de los principales productores de alimentos del mundo, sin embargo, las cifras de hambre y pobreza actuales demuestran que millones de personas en nuestro país no pueden acceder a la canasta básica de alimentos. Si bien esta tendencia lleva años de continuidad, desde la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Tierra (UTT) vemos con preocupación cómo las medidas propuestas por el Gobierno actual están intensificando este duro escenario.

La derogación de diversas normas dentro del DNU no tienen otra función que favorecer la exportación de la producción, poniendo en riesgo el abastecimiento interno. La derogación total de la Ley de Abastecimiento (20.680), Ley de Góndolas (27.545) y Ley de Promoción Industrial (21.608), parcialmente las leyes Compre Nacional (21.608) y Compre Argentino (27.437), atentan contra la soberanía nacional, favoreciendo a las grandes potencias del sector agropecuario.

Al mismo tiempo, el desfinanciamiento de las pocas ayudas que existían para nuestro sector y el vaciamiento de áreas estratégicas que fomentaban la agricultura familiar y campesina, reemplazándolas por un Ministerio generalista como es el de Capital Humano, en manos de personas sin experiencia, demuestran el poco interés de incluir al Verdadero Campo en las políticas públicas del país

Así, mientras los pequeños y medianos productores luchamos por subsistir y seguir produciendo alimentos, ya golpeados por la sequía, los temporales, la falta de acceso a la tierra y el aumento de los alquileres, combustibles e insumos, vemos cómo el Estado no desaparece, sino que por el contrario, se fortalece para garantizar las ganancias e inversiones del capital concentrado del agronegocio, sin ningún tipo de control.

Con la convicción de que el alimento es un derecho, no una mercancía, desde El Campo que Alimenta instamos a implementar medidas que garanticen el plato de comida al pueblo. Como parte de la Mesa Agroalimentaria Argentina (MAA), ya hemos presentado iniciativas concretas, unificadas en el Programa Agrario para el Alimento, con el objetivo de reducir el precio de los alimentos a través del apoyo a pequeños y medianos productores, el acceso a la tierra y la creación de nuevos Mercados de Cercanía.

Creemos que es urgente avanzar con estas propuestas, porque ninguna crisis se superará hambreando a los de abajo.

DNU y Ley Ómnibus contra el campo que alimenta

Algunas de las modificaciones que plantean el DNU y la Ley Ómnibus son una clara regresión de los derechos conquistados gracias a la lucha de la sociedad. 

-Ley de Protección de Bosques 

Autoriza los desmontes en las áreas de protección I y II (roja y amarilla), actualmente prohibidos. Elimina el régimen informativo que deben cumplir quienes realizan actividades productivas vinculadas a los bosques, y el sistema integral de relevamiento y diagnóstico que tenía a cargo el Estado para controlar los impactos ambientales y planificar el desarrollo sustentable. Elimina el mecanismo previsto para el acceso a la información de los pueblos originarios y de las comunidades campesinas. Desfinancia casi a cero el “Fondo de Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos”.

-Ley de Protección Ambiental para Control de Actividades de Quema  

Actualmente, se requiere la autorización del Estado para realizar quemas de vegetación o residuos de vegetación con el propósito de “limpiar” tierras para su explotación. Ahora, transcurridos 30 días hábiles desde la solicitud de una autorización, si el Estado no se expide, queda autorizado. Habilita además la quema de pastizales bajo el eufemismo de realizar “cortafuegos” y “acciones preventivas”.

-Ley 26.737 (Denominada Ley de Tierras Rurales) 

Anula el régimen restrictivo para la compra de tierras rurales por extranjeros. Actualmente, la ley limita el dominio o posesión de “tierras rurales” por personas extranjeras al 15% en toda Argentina, en ningún caso las personas de una misma nacionalidad extranjera podrán superar o concentrar el 30% del 15% asignado y prohíbe a un mismo titular extranjero pueda ser titular de más de mil hectáreas en la zona núcleo o superficie equivalente.

-Adhesión de la Argentina al Convenio UPOV

La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) en su versión año 1991, reconoce el sistema de patentes sobre las semillas y plantas, beneficiando a las grandes corporaciones del agronegocio y atacando la libertad de la Agricultura Familiar Campesina, Indígena, Urbana y Autogestiva. 

Como si todo esto fuera poco, la Ley Ómnibus enviada por el Ejecutivo también avanza sobre la libertad de reunirse o manifestarse en la vía pública en grupos de tres o más personas, teniendo que en todos los casos, solicitarse una autorización previa de 48 horas, donde se indiquen los datos personales de quienes participan y quedando a criterio del Ministerio de Seguridad su aprobación, rechazo o modificación, abriendo paso a la persecución política de quienes protesten. Sumado al Protocolo Antipiquetes ya implementado por Patricia Bullrich, esto marca la intención del Gobierno de coartar el derecho a la protesta garantizado por la Constitución, en medio de un ajuste brutal sobre los y las trabajadoras, que está en marcha y promete acentuarse.

El campo que alimenta se suma al paro nacional

Frente al avance de las políticas empobrecedoras de Javier Milei, que cercenan derechos y restringen libertades, en favor de la casta empresarial, desde la UTT recordamos que las elecciones no son un cheque en blanco, por eso exigimos a quienes integran el Congreso que pongan freno a esta avanzada autoritaria y legislen para el Pueblo que representan, rechazando el DNU y la Ley Ómnibus.

También convocamos a los gremios, organizaciones sociales, sindicatos y a los ciudadanos en general, al paro y manifestación del día miércoles 24 de enero, en rechazo a estas medidas anticonstitucionales.

Con hambre hoy, no hay futuro mañana. La única necesidad y urgencia es comer.