El viernes 4 de septiembre, la Unión de Trabajadores de la Tierra realizó un conversatorio público con Evo Morales, presidente legítimo del Estado Plurinacional de Bolivia, en el marco del ciclo de charlas con líderes de Latinoamérica que impulsa la organización para analizar el presente y futuro de la región.

A través de Facebook, Morales conversó con Lucas Tedesco, Coordinador de la Secretaría de Internacionales de la UTT; Zulma Molloja y Elías Amador, referentes nacionales de la UTT; y Beimar Condorí Bejarano, referente de Zona Norte de Buenos Aires de la UTT. El líder del MAS agradeció a la Unión de Trabajadores/as de la Tierra por la invitación y el apoyo, así como también al pueblo argentino por recibirlo tras el golpe de Estado perpetrado en su contra en noviembre de 2019. «Yo siempre digo que México y Argentina me salvaron la vida», aseguró Morales.

«Quiero agradecer la solidaridad de la Argentina, y de los hermanos y hermanas bolivianas que no me dejan sin comida, se presentan acá con verduras, frutas y hasta carne para hacer asado. Estoy muy bien, cumpliendo con la cuarentena al 100%, pero en reunión permanente preparando la campaña nacional», sostuvo al ser consultado sobre cómo vive su exilio en Buenos Aires. Morales anticipó que el próximo domingo 6 de septiembre será el lanzamiento de la campaña internacional de cara a las elecciones del próximo 18 de octubre en Bolivia. Además, se refirió a «Volveremos y seremos millones”, el libro en el que Evo relata, en primera persona, el golpe de Estado y cómo vive sus días fuera de Bolivia.

«Yo digo que el Golpe de Estado ha sido, primero, al movimiento indígena. Los gringos no aceptan que el indio sea presidente. Segundo, fue un golpe al crecimiento económico y, tercero, un golpe al litio. Fue un golpe a nuestros recursos naturales», analizó el mandatario. En ese sentido, se refirió al proceso de transformación política, económica y social que impulsó en su país con la refundación del Estado Plurinacional de Bolivia: «Hemos demostrado que otra Bolivia es posible. Reduciendo la desigualdad, reduciendo la pobreza y con crecimiento económico», aseguró.

Además, Morales recordó su trayectoria como dirigente sindical y cómo se construyó el  MAS-IPSP (Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos). «Nuestro movimiento político viene del sector más humillado, más marginado, a lo largo de la historia, durante la colonia y la república. Es un movimiento que nace desde el sufrimiento. Frente al sufrimiento, nace un pensamiento de liberación, un pensamiento de justicia social, de igualdad, de soberanía e independencia. Es un movimiento que nace para recuperar la libertad, la dignidad y  la identidad de un pueblo», dijo. «Yo tengo mucha confianza en que con la conciencia del pueblo vamos a poder recuperar la democracia», agregó.

Por último, se refirió a la lucha por el acceso a la tierra y la defensa de los recursos naturales. «La lucha de la humanidad es por quién controla los recursos naturales: el pueblo o los imperios. Los recursos naturales no pueden ser privatizados. Por eso, yo digo que la tierra es de quien la trabaja. Mi escuela ha sido el sindicalismo campesino», concluyó.

La Unión de Trabajadores/as de la Tierra es una organización de más de 17 mil familias distribuidas en 18 provincias de la Argentina. La comunidad boliviana tiene una fuerte participación en la organización: casi el 90% de los y las productores de la tierra nucleados en la UTT son primera, segunda o tercera generación de bolivianos en la Argentina. «Creemos que es fundamental compartir las experiencias de organización y lucha, y los modelos de país que queremos para la construcción política en América Latina. Por eso, decimos que las alianzas estratégicas y sinceras nacen en la articulación de las luchas de nuestros pueblos, construyendo relaciones con países hermanos desde las bases», señalaron desde la organización.

 

Video completo del conversatorio: https://www.facebook.com/trabajadoresdelatierra/videos/321303859306767