Desde Argentina, el MNCI Somos Tierra (Movimiento Nacional Campesino Indígena Somos Tierra), la UTT (Unión de Trabajadores/as de la Tierra), y el FNC (Frente Nacional Campesino) manifestamos nuestra preocupación y rechazo al intento de desalojo de las familias campesinas trabajadoras de la tierra que viven en el campamento Quilombo Campo Grande del MST.

Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a todos los compañeros y compañeras que desde el jueves 13 de agosto vienen resistiendo el atropello y la violencia por parte de las fuerzas de seguridad del estado de Minas Gerais, que se extralimitan en el uso de la fuerza mas allá de lo que determinan las resoluciones jurídicas. La violencia desproporcionada es agravada por el contexto de pandemia que pone en riesgo la situación sanitaria y la vida de las familias campesinas y trabajadoras.

Desde hace 23 años, las campesinas y campesinos viven y producen de forma agroecológica maíz, café y otros alimentos que distribuyen a través de cooperativas y almacenes. Nada importó, la policía derribó con un tractor la escuela popular Eduardo Galeano, luego destruyó todas las cosechas y la vivienda de tres familias.

La declaración de los derechos campesinos y otras personas que trabajan en áreas rurales, aprobada por Naciones Unidas reconoce el derecho a la tierra y conmina a los estados a promover políticas publicas para garantizarlo, también el derecho a la organización y la salud de las familias campesinas. El estado de Minas Gerais está violando el derecho internacional y adscribiendo a prácticas fascistas.

Exigimos la liberación inmediata de los compañeros y compañeras detenidos, el retiro de las fuerzas de seguridad y la reconstrucción de las viviendas y la escuela.

Frente Nacional Campesino (FNC)

Movimiento Nacional Campesino Indígena – Somos Tierra (MNCI- ST)

Unión de Trabajadores/as de la Tierra (UTT)