Mantener durante miles de años la biodiversidad silvestre y cultivada ha sido uno de los factores que permitió a los agricultoras/es de todo el mundo  y de Misiones  asegurar sustentabilidad ambiental, su independencia productiva y garantizar la soberanía  y seguridad alimentaria de sus comunidades.

Por eso nosotras/os ciudadanas y ciudadanos,  campesinas/os, productoras/es de la agricultura familiar, pueblos indígenas, estudiantes, trabajadores de la  educación, de la salud de la Provincia de Misiones, integrantes de las organizaciones, redes, iglesias y movimientos sociales RECHAZAMOS ENERGICAMENTE la firma de un convenio entre el Gobierno Provincial y la multinacional Syngenta.

Este proyecto pone en riesgo la ya amenazada biodiversidad de las semillas nativas y criollas de la provincia de  Misiones y de la región, como así también la soberanía alimentaria, la salud humana, dañando de manera directa a la familia agraria y  el ecosistema natural del ultimo remanente de  la Selva Paranaense de la región.

La Ley 27494 de la Nación, promulgada el día 05 de Diciembre  del 2018  que declara  a la Provincia de Misiones  como “Capital Nacional  de la Biodiversidad”  fruto de la decisión de la sociedad misionera y de los organismos gubernamentales de preservar los bienes naturales de la provincia, se vio seriamente amenazados en 2019 con el desembarco del Plan Maizar que  envenenó nuestra tierra y  mató parte de la biodiversidad de las semillas  nativas y criollas, hace semanas atrás con el anuncio de construcción de  nuevas represas y finalmente con la firma de este convenio.

En la reciente publicación de la FAO “Ahorrar para crecer”expresa: “Los programas nacionales de conservación bien consolidados combinados con el incremento de la disponibilidad y distribución de una mayor diversidad inter e intraespecífica serán fundamentales para poner en práctica con éxito la intensificación sostenible de la producción agrícola. Los agricultores en pequeña escala de todo el mundo siguen dependiendo considerablemente de las semillas conservadas por los agricultores y tienen acceso reducido a los sistemas comerciales de semillas. En algunos países, bastante más del 70 % de las semillas, incluidas la de los principales cultivos, se gestionan dentro de sistemas de semillas gestionadas por los agricultores. Tanto los sistemas de conservación de semillas en las explotaciones como los sistemas oficiales serán cruciales para la distribución de material adaptado a la intensificación sostenible de la producción agrícola (FAO; 2011)

Nos oponemos a este proyecto porque:

  • Reconocemos a Syngenta como una de las multinacionales productora de semillas transgénicas, que tornan a la producción dependiente de agrotóxicos, elaborados por ellos mismos y que históricamente han destruido comunidades, territorios y diversidad biológica y cultural.
  • El gobierno provincial, debe llevar adelante políticas de desarrollo a escala humana, sin dependencias, privilegiando la producción de alimentos sanos, seguros y soberanos.
  • La provincia de misiones cuenta con una historia reconocida en la región y en el país, en el cuidado de la agrobiodiversidad,con más de 23 años de Ferias de intercambio de semillas nativas y criollas en manos de las/os productores y de programas / instituciones que han acompañado este caminar, como lo hizo la misma SAFCI (antes Programa Social Agropecuario PSA).
  • Las semillas nativas y criollas en manos de las comunidades han posibilitado y aún lo hacen, el sustento cotidiano de millones de personas alrededor de Argentina y el mundo, produciendo alimentos sanos, nutritivos que permiten la producción y reproducción familiar y predial cotidiana, por lo cual hemos bregado los abajo firmantes por décadas, situación que este convenio pondría en riesgo.
  • Durante el transcurso de esta pandemia, las organizaciones de productores, agricultores nos unimos solidariamente, para trabajar por la vida, defendiendo la tierra, la semilla, los bienes comunes y proponiendo cambiar el modelo de producción agroindustrial por un modelo agroecológico que produce alimentos sanos y propone una vida digna para todos.
  • Las semillas les permiten a las comunidades mantener viva su identidad cultural y a la vez enriquecerla con los aportes de otras culturas. Las/os productores siembran, cambian, cultivan, se alimentan de las semillas y las plantas como parte de los ciclos naturales y culturales propios de cada territorio y estos derechos deben ser respetados y preservados.

En este momento donde la  humanidad se encuentra en una encrucijada: producir alimentos para un número creciente de personas y, a la vez, resguardar los bienes comunes naturales, nosotros desde las organizaciones y  movimientos seguiremos defendiendo las semillas nativas y criollas, seguiremos construyendo Soberanía Alimentaria, seguiremos proponiendo y trabajando desde una línea de pensamiento basada en la ciencia digna, con el convencimiento deque las semillas nativas y criollas se convierten en alimentos cuando están  en manos de las familias agricultoras.

Exigimos al poder político, a los Gobiernos Municipales, Concejos Deliberantes, a la Cámara de Representantes y al Ejecutivo Provincial a protegernos de éstos monopolios sin pertenencia en nuestro territorio, sino sólo a su avaricia y a la maximización de las ganancias, y a no fomentar  éstos acuerdos que llevarían a  la pérdida de la libertad y de la soberanía.

Instamos a todas/os las/os misioneras/os, a no dejarnos avasallar, a no quedarnos calladas/os, a defender la vida en todas sus manifestaciones, a defender la biodiversidad, el agua, la tierra, el monte,  a declararnos a favor de  la agroecología como propuesta de modelo productivo para luchar por la soberanía alimentaria y por la salud de todas/os.

“Las semillas son  patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad y deben seguir estando en manos de las/os agricultores  y no de las grandes corporaciones que controlan las semillas y matan la vida”

Enviar las firmas a: noalostransgenicosenmisiones@gmail.com