El viernes 15 de mayo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, criticó el uso del agrotóxico glifosato en el marco de una reunión virtual de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado y lo calificó como contaminante y venenoso. Ante el ataque del lobby argentino del agronegocio y sus principales beneficiados (Bayer, Monsanto, SRA, diario La Nación), las y los trabajadores de la tierra apoyan públicamente las declaraciones del ministro y exigen políticas públicas para fomentar la agroecología y el acceso a la tierra de las y los pequeños productores.

“El glifosato es sólo uno de los tantos problemas y contaminaciones que trae aparejado el modelo concentrado del agronegocio en nuestro país”, remarcó Rosalía Pellegrini, vocera de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT). Y añadió que “para pensar una Argentina con un modelo agroalimentario sano, justo y soberano son necesarias políticas desde el Estado que promuevan las colonias agroecológicas, el comercio justo, la alimentación adecuada y el acceso a la tierra”.

La UTT es una organización de más de 15 mil familias distribuídas en 15 provincias del país. El gremio de los pequeños productores viene reclamando de manera constante la aprobación de una Ley de Acceso a la Tierra debido a que la gran mayoría de las y los campesinos deben arrendar las tierras con costos altísimos y condiciones precarias. “No podemos discutir solamente la aplicación de un agrotóxico en nuestros campos, necesitamos un debate urgente en relación a la concentración de tierras que deja afuera a la mayoría de las familias trabajadoras de la tierra que alimentamos con comida sana y barata a buena parte de los argentinos”, enfatizó Pellegrini, coordinadora nacional de la Secretaría de Género de la UTT.

Somos #ElCampoQueAlimenta