La Plata, 30/05/2018. Esmerey Segovia, Elizabeth Aldapi y Javier Benitez, tres miembros de la Unión de Trabajadores de la Tierra, presentaron la denuncia en el Juzgado de Garantías Nº3 por apremios ilegales, discriminación y otros tipos de abusos por parte de la Policía Bonaerense. Los tres fueron detenidos ilegalmente el 24 de abril pasado y liberados luego de pasar más de 24 horas detenidos en la Comisaría de Olmos, donde sufrieron los malos tratos denunciados.

 

Las detenciones ocurrieron en el marco de un reclamo de tierras en el que unas 100 familias agrícolas de la UTT realizaban una asamblea en la vía pública para discutir de qué manera llevaban su reclamo a La Plata.

Intempestivamente, más de 10 móviles, 4 motos y caballería de la Policía Bonaerense e Infantería irrumpieron la reunión. Amenazaron, insultaron y golpearon a quienes estaban participando e, incluso, pincharon las gomas de los vehículos que se encontraban en el sitio. A Esmerey, Elizabeth y Javier los llevaron detenidos con la acusación de haberse resistido a la autoridad. Estuvieron todo el tiempo esposados, sin comer y apenas le dieron de tomar agua una vez. A las mujeres las obligaron a desnudarse frente a policías varones.

“Mientras algunos iban lentamente caminando yéndose con niños en brazos a una compañera que llevaba un bebe en brazos la apuntaron con el arma para que se apure. Antes de detenerme un policía, de atrás, me pegó una piña en mandíbula. Luego, entre varios, me tiraron al piso donde me pegaron paradas en las costillas y me pisaron la cabeza. En ningún momento me resistí” Recordó Javier.

“Al filmar los sucedido, para quitarme el celular, me golpearon, uno me tiró del pelo y otro me quiso ahorcar. Una vez en el piso, me dieron rodillazos en la pierna derecha, me golpearon la cabeza, me pegaron con el palo y me patearon. Luego me pusieron las esposas y me arrojaron a la camioneta.” Contó Esmery.

Elizabeth, luego de golpearla entre 6 policías, perdió la conciencia mientras le ponían las esposas y antes de que la revisara el médico de la comisaría. El doctor realizó la revisación a dos metros de distancia.

El 70% de las familias agrícolas se ven expuestas a este tipo de injusticias o desalojos y condenadas a vivir precariamente porque no pueden acceder a tierra propia. Es por esto que este año la UTT representó un proyecto de ley nacional que se asemeja a un ProCreAr Rural para que por medio de créditos blandos quienes producen la mayoría de los alimentos que se consumen en el país puedan vivir y trabajar dignamente.