ENSEÑAR Y APRENDER DESDE ABAJO

La UTT realizó un ciclo de jornadas sobre agroecología con productores y productoras de las 14 provincias en la que tiene presencia la organización. Estuvieron referentes internacionales como Jairo Restrepo y se abordó ese método no sólo desde la salud, sino desde lo económico y lo medioambiental.

 

Fueron cinco jornadas intensivas. Miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. En Berazategui, La Plata y Luján. Ahí, en esos días y esos lugares, la UTT realizó un ciclo de talleres sobre cultivo y producción agroecológica con más de 70 promotores que vienen desarrollando ese método. Hubo capacitación, concientización, enseñanza y aprendizaje.

 

Compañeras y compañeros de las 14 provincias en que la organización tiene presencia llegaron para transmitir sus saberes de campesino a campesino. El sábado y domingo, el ingeniero agrónomo Jairo Restrepo completó el ciclo para los productores que ya vienen cultivando de esta manera. Nacido en Colombia, naturalizado en Brasil y egresado de la Universidad Federal de Pelotas, en Río Grande do Sul, Restrepo es reconocido internacionalmente por su labor y militancia en pos de una agricultura “por la defensa de la vida”, que promueva volver a los viejos métodos de producción y se oponga al uso intensivo de agrotóxicos.

Pero lo principal de las jornadas lo protagonizaron los propios promotores y promotoras de agroecología, todos ellos productores agroecológicos. Con una metodología de campesino a campesino, llevaron adelante los distintos talleres donde participaron productoras y productores de la UTT que recién se inician, llegaron desde sus respectivas provincias para iniciarse o reforzar el conocimiento y a replicar la agricultura ecológica en sus regiones. Todo lo que aprendieron, ahora, debe aplicarse en sus campos y, a lo largo de mayo, pasarán del otro lado: ellos y ellas serán los que darán talleres en sus bases. Aprender y enseñar, de compañero a compañero, esa es la cuestión, para expandir cada vez más el Consultorio Técnico Popular, el espacio técnico que desarrolla la UTT.

 

La novedad también estuvo en que la agroecología, a diferencia de lo que siempre se dice, no estuvo encarada únicamente desde la perspectiva de sanidad. Se abordó desde múltiples ejes: el de la salud, por supuesto, pero también desde una perspectiva medioambiental, política, de género y económica. Con las reiteradas disparadas del dólar, es un buen momento para que los productores y productoras dejen de estar atados a comprar productos químicos importados.

En los talleres, y a través de la metodología campesino-campesino que viene realizando la UTT desde hace tiempo, se abordaron diferentes aspectos. Desde cómo es el funcionamiento del suelo, los microorganismos, la materia orgánica y los minerales, hasta los beneficios de los abonos fermentados, los corredores biológicos y la rotación de cultivos.

 

En los talleres, por ejemplo, se abordaron desde cuestiones técnicas y de género. Desde cómo el maíz absorbe nitrógeno del suelo y, en contrapartida, como los porotos u otras legumbres le aportan ese nutriente a la tierra. Hasta cómo la lógica de la rotación puede aplicarse en el campo, en la huerta y en la casa. “La madre tierra necesita rotar cultivos. Le hace mal el monocultivo. Y como rotamos los cultivos, también rotamos las tareas domésticas en la casa o en la huerta. La mujer no tiene por qué cuidar siempre a los niños”, cuenta Maritza promotora de agroecología.

En el segundo día de talleres se hizo hincapié en los biofermentos que utilizan los campesinos y campesinas que cultivan con este método. El biofermento se hace en un envase cerrado y mezcla ceniza, bosta de vaca fresca, suero de leche y melaza. O lo que los productores y productoras denominan Super Magro (enriquecido con magnesio y otros minerales). “Es un tema importante porque los biofermentos vienen a reemplazar a los agroquímicos y fertilizantes industriales que se usan en los campos”, aclararon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *