Promotores comunitarios para lograr una Vivienda y Trabajo Seguro

Ya comenzaron las visitas por las quintas de los promotores de UTT en el cordón hortícola de La Plata, Florencio Varela y Berazategui, recorriendo viviendas y relevando instalaciones eléctricas, el almacenamiento de agroquímicos y otros aspectos que hacen a tener una vivienda y un trabajo más seguro.

 

La gran mayoría de las familias pequeño productoras de la zona no es dueña de la tierra en la que vive y trabaja de sol a sol. Esta transitoriedad en la tierra, sumado a los altos costos en luz, alquiler y el poco valor de la verdura, hace que las viviendas sean sumamente precarias y con instalaciones eléctricas deficientes. Muchas veces esto provoca incendios y tragedias donde se pierde todo…incluso vidas. Esto nos llevó como organización a intervenir, desarrollando este proyecto de Vivienda y Trabajo Seguro, en el cual 90 trabajadores y trabajadoras de la tierra se capacitaron en electricidad y derechos sociales, y durante todo el 2018 se estarán visitando las quintas con el objetivo de llegar a más de 4000 viviendas. Al relevamiento de la electricidad en la vivienda se suma el acceso a derechos sociales, muchas veces desconocidos por las familias, y el almacenamiento de los agroquímicos.

Para saber más sobre esto conversamos con Jorge Ortiz, coordinador del proyecto y Ermelinda Cruz, una de las promotoras.

¿Por qué se empezó con este trabajo?

Jorge: Empezamos con esto por los incendios que habían de casillas. Como UTT ayudábamos a las familias cada vez que sucedía esto, pero en un momento dijimos “tenemos que hacer algo para impedir los incendios”.

¿Qué se busca con este trabajo?

Ermelinda: Lo que se busca con este trabajo es concientizar del peligro que se corre con una mala instalación. Porque una mala instalación de un simple cable o no tener disyuntor puede ser letal. Nosotros le hacemos entender de que si no cambia eso corre riesgo la familia. También les informamos sobre cómo acceder a derechos sociales como AUH, pensiones o si tiene algún problema con los documentos.

 

¿Cómo reciben las familias?

Ermelinda: Las familias reciben bien. Parte de nuestro trabajo es programar antes la visita. Entramos a sus casas para hacer el relevamiento, les decimos que está bien y que está mal. Tenemos una planilla que anotamos y les dejamos una copia de cómo debe ser la instalación bien hecha, por el bienestar de ellos. Y Les decimos que volveremos después a ver si pudieron arreglar las cosas. Siempre es para ayudar a la familia.

¿Cómo organizaron el trabajo?

Jorge: Luego de la capacitación de 90 compañeros se armaron 22 parejas para la primera mitad del año y otras 22 para la segunda. Cada pareja releva unas 6-7 viviendas por día, dos veces por semana. Tenemos reuniones periódicas todos juntos para evaluar cómo venimos trabajando y que hay que mejorar. Y por otro lado se va sistematizando las planillas de relevamiento. En esto participa también Arcom en este trabajo que es una agrupación de estudiantes y graduados de arquitectura de La Plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *